Aquí Radio Alcoy



Radio Alcoy

Eduardo Segura Espí escribe en en elnostreciutat.com: EAJ-12 Radio Alcoy, titánica obra de D. Jesús Raduán Pascual, pionero de la radio, con su tenacidad logró que emitiera a partir del 10 de octubre de 1931, si bien desde los primeros años veinte (s. XX), había puesto en las ondas varias experimentales radioemisoras. Durante la República y la incivil guerra Radio Alcoy cumplió capeando los avatares de cada momento. Fue en la posguerra cuando ensanchando su alcance y audiencia, y al compás de esa radio de los años cuarenta y cincuenta crecimos los que peinamos canas, era la radio que resonaba por las escaleras y patios interiores de las casas. Al tiempo que aparatos tremendos, con antena alámbrica, iban ocupando lugar preferente en las viviendas.

Pasando por alto los concursos para la infancia, y la popular sección “Discos dedicados”, recordemos las simpáticas “placas”, “El disco de la risa”, “El canto de la perdiz”, “Maginet de la caña”, y dedicatorias como “para la tía más …, de su sobrinito Paquito”… De su rica programación, acogiéndome a su indulgencia, evocaré los espacios que prefería y mejor recuerdo.

I.- “Boletín deportivo”. A cargo de Antonio Doménech -”Tonín”- y Mario Silvestre. El sábado daban avances de los partidos y expectativas, y el domingo lo redondeaban “Dijimos ayer y añadimos hoy, comentario a la jornada”. Ojo, el Alcoyano jugaba en las ligas grandes. Años más tarde, el Deportivo en tercera, radiada una cáustica crítica de Mario al entrenador Sr. Paradells, poniéndolo “como de chupa de dómine”, con una ironía, una gracia y un gran ingenio, al momento se personó en la emisora Paradells pidiéndole una copia, a la vez que le daba la enhorabuena.

II.- “Reflejos”. Estos dos inolvidables personajes, Antonio Doménech y Mario Silvestre, los lunes a las diez de la noche, en este espacio dedicado al cine y la crítica de las películas estrenadas la semana anterior, puntuándolas con campanadas, si alguna obtenía 4 ó 5 toques, que era el máximo, los empleados de los cines decían que, a las once, llegaban espectadores corriendo, pues todo Alcoy esperaba esas campanadas. Entonces se estrenaban en Alcoy las películas antes que en Alicante.

III.- “Intervenciones y espectáculos”. Tras el programa del cine recordemos que por el Teatro Circo -inexplicablemente derribado- pasaban las mejores compañías (comedias, dramas, zarzuelas, revistas…), así casi todas las semanas había buenos espectáculos, y actores y cantantes famosos visitaban Radio Alcoy, algunos regalaban una actuación, por ejemplo Alejandro Ulloa un recital, que incluía siempre “La Chata”, de Rafael Duyos. Asimismo Radio Alcoy retransmitía muchos espectáculos, descollando los que se daban en la piscina, en una plataforma sobre el agua, que duraban hasta altas horas de la madrugada, con el público a reventar.

IV.- “Mariola la Asunción”. Empezó los años cincuenta, era el aldabonazo al corazón de los alcoyanos para ayudar, primero a construir y luego a sostener, la bautizada por el gran sacerdote D. Cirilo Tormo, “la obra de amor”, o sea el Preventorio Mariola la Asunción, dedicado a prevenir y curar la tuberculosis en los niños. Recordarán las voces de Ritín Botella y José Cuenca Mora, y unas largas listas de donativos que semanalmente ofrecían los trabajadores de prácticamente todas las fábricas de Alcoy, con la retahíla de “trabajadores tanto, empresa tanto”. Generalmente las empresas colaboraban con la misma suma que el conjunto de sus operarios.

V.- “Radioteatro”. No podían faltar en nuestra radio las obras teatrales, el radioteatro, en el que brillaron las voces de casi todos los locutores, así como muchos colaboradores. Por citar, destacaré la retransmisión de “La Enemiga”, de Darío Nicodeme, en la que Teresita Pérez, creo, era la madre enemiga, y Camilo Olcina y Mario Silvestre interpretaron a los dos hijos.

Con estas cinco punzadas nostálgicas, quiero recordar las voces de la entrañable y sin par Teresita Pérez, y los ya célebres Camilo Olcina, Mario Silvestre, Carmen Such y Paco Esplugues.

Obligado es resaltar que lo primordial, lo transcendental, lo que no debemos olvidar es que si Alcoy -goza- tiene la decimosegunda emisora de radio de España es por la intuición, clarividencia y empeño de un gran hombre, Don Jesús Raduán Pascual, coincidiendo con que Alcoy era la primera ciudad industrial de la región valenciana, y realmente la segunda en animación (¿categoría?), en la que corría la moneda, estábamos en época de expansión, los trenes y autobuses traían gentes de Andalucía, Murcia, la Mancha, Extremadura… Venían en busca de trabajo, porque las muchas fábricas que había funcionaban desde el lunes a las 6 de la mañana al sábado a las 10 de la noche sin parar, de ahí que reinara el contento -trabajo garantizado y seguro de enfermedad-, los bares llenos todos los días, cerraban a la hora que querían. Fueron tiempos de esperanza y alegría, las ondas espoleando las ganas de progresar llegaban a todas las casas, a todo Alcoy, era -es- nuestra radio. ¡Gracias, don Jesús!

Si en aquella tortuosa escalera del carrer La Cordeta (entonces Beato Nicolás Factor) oyéramos crujir sus peldaños, más de uno rememoraría vivencias, tal el escalón que pisaba Proust, que les transportará igualmente a tiempos , pero no olvidados, preciado tesoro a custodiar, para, locamente alegres, dentro de diez años ensalzarlos y honrar al gran D. Jesús Raduán Pascual: EAJ-12 Radio Alcoy ¡Don Jesús, muchas gracias!

66274

Sé el primero en comentar este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*