Antonio Vicente (Radio 3) es el autor de los rótulos de «Cachitos»

Pablo González y Antonio Vicente

Si Bertín Osborne canta una de Frank Sinatra no es La Voz, sino «La Vox». La jota que cantan Laura Valenzuela y Joaquín Prat sí se entiende, y no la de los Planetas. «Andy y Lucas han ido ganando peso en la industria musical (y fuera de ella)». «Que esté triste, pase, pero si [el gato de Roberto Carlos] está azul y no es Doraemon, igual habría que llamar a un veterinario». Son algunas de las andanadas irónicas de los subtítulos del especial de Nochevieja de «Cachitos de hierro y cromo» (La 2), que volvió a convertirse en trending topic mundial gracias a su combinación de nostalgia, música, guiños de cultura pop e ingenio. Muchos internautas clamaron por un aumento de sueldo al guionista, que además resultó no ser el habitual.

El genio se llama Antonio Vicente, según desveló Eslang.es. Sociólogo, periodista y autor de cuentos infantiles, Vicente trabaja en el programa «Hoy empieza todo«, de Radio 3, y aunque ya ha subtitulado otros programas de «Cachitos», no lo iba a hacer esta vez, pero quien debía escribirlo no pudo y le pidieron que terminase el guion en solo tres semanas, cuando el tiempo habitual es tres meses.
El resultado, un 9,1% de cuota de pantalla, convirtiendo a «Cachitos» en la tercera opción elegida por los españoles, y también en el tercer programa más comentado en Twitter en la última semana del año.
Para la audiencia gallega, gustazos como ver «cachitos» de Os Resentidos, Siniestro Total y Golpes Bajos de una tacada, y comprobar que, a estas alturas, «O tren» de Andrés do Barro debería llamarse «AVE», como bien dejó escrito, con certera retranca, Antonio Vicente.

Recibir el aplauso general haciendo también bromas políticas requiere mucho talento, y Vicente lo logró con el «Vox» de Osborne; el subtítulo «interruptus» de Bárbara Rey; la alusión a Battiato como «el Franco bueno» o a Shakira integrada en la cultura española por su imputación por fraude fiscal. Entre polvorón y cava era imposible no perder ripio, así que los tuiteros hicieron lo suyo, colgando pantallazos de unos cachitos nocheviejunos con más plomo por aquello de la mala uva satírica que cromo.

54468