À Punt y la Generalitat Valenciana niegan que exista una quiebra técnica de la RTV pública valenciana



À Punt

El consejero de Hacienda y Modelo Económico de la Generalitat Valenciana, Vicente Soler, descarta que À Punt Media se encuentre en una situación de quiebra financiera y necesite una inyección de fondos públicos. «Dejémosla respirar, caramba. Esto no es una empresa privada», señala en una entrevista a Europa Press. Según él, el ente público pasa por «la situación de cualquier empresa emergente».
La semana pasada, el PP denunció que la radiotelevisión se encuentra en «quiebra técnica» después de su primer año de emisiones, pero la Corporación Valenciana de Medios de Comunicación lo negó: «No ha habido hasta ahora ninguna suspensión de pagos ni se prevé que las pueda haber.
Soler defiende que À Punt debe consolidarse en un periodo de «transición» durante los tres próximos años, después de haber arrancado «con escasísimos recursos humanos justo en el momento más delicado». A ello se suma, según él, el hecho de que el mercado «no tiene nada que ver al que se enfrentó Canal 9 en 1989».
El consejero de Hacienda dice no entender las críticas ni las alusiones a una situación de quiebra, y apuesta por «una televisión pública que responda al interés general y sea compatible con la oferta privada».

Desequilibrio patrimonial
El motivo de la alarma es una auditoría elaborada por Moore Stephens, lo detectaba un patrimonio negativo de 748.600 euros. El ente público argumenta este desequilibrio patrimonial para la facturación entre la Corporación Valenciana de Medios de Comunicación y la Sociedad Anónima de los Medios de Comunicación. Esto para la SAMC ha supuesto un incremento de los gastos no presupuestados que superan las aportaciones recibidas, y este ha sido el motivo del desequilibrio, según la Corporación.
«La SAMC ha entrado en unos fondos propios negativos y la CVMC tiene un superávit de 9,2 millones de euros. Como las dos entidades son del mismo grupo es un coste meramente contable que nada tiene que ver con una quiebra, ni insolvencia «, defiende.
Como consecuencia de la «refacturación», la Sociedad debe volver al equilibrio patrimonial mediante una ampliación de capital que debe aprobar el consejo rector.
Mientras que la auditoría entiende que la CVMC debe reintegrar 9,2 millones de beneficio en el presupuesto de la Generalitat, la Corporación no comparte este criterio, ya que considera que las subvenciones se han gastado sin ningún incremento del presupuesto. Además, considera que la subvención de la Generalitat a los medios públicos debe verse como una sola y de forma consolidada al mismo grupo.
La Corporación factura a la Sociedad las operaciones vinculadas por los servicios que le presta, como la prestación jurídica, económica, de organización de recursos humanos, de mantenimiento del edificio de Burjassot, la cesión del equipamiento técnico que ha adquirido la Corporación, etc .; además, los contenidos que fueron seleccionados por el Alto Consejo Consultivo y que de la Corporación han pasado a la SAMC, que se encarga de la difusión del servicio público.

56304