La aventura de abrir una emisora de radio constitucionalista en Barcelona

David Romero

El diario La Razón se ha fijado en el director de la online Radio Horta Guinardó, una emisora barcelonesa que funciona “a contracorriente”. Almudena Negro ha recogido su historia.

En el año 2004 David Romero funda una asociación cultural cuya finalidad era poner en marcha una emisora de radiofónica. Hoy David, director de la emisora, denuncia a La Razón las presiones que sufrió por parte de ERC, dada la línea editorial constitucionalista de la misma. Como suele ser habitual en este tipo de proyectos radiofónicos de barrio, Romero solicitó a los responsables del distrito de Horta-Guinardó, perteneciente al ayuntamiento de Barcelona, la cesión del uso de un local público para montar su estudio. El ayuntamiento de Barcelona se lo concedió tres años después de la fundación de la asociación, en 2007. Es en ese momento cuando la radio empieza a emitir por internet. Como parecía que la radio despegaba y comenzaba a tener cierta influencia en su distrito, en el año 2009 comienza a emitir por frecuencia modulada. Por aquél entonces, relata Romero, “la radio tenía una línea editorial constitucionalista y la audiencia empieza a crecer muchísimo”. Es justo ese momento de incremento de audiencias, y, rememora Romero, “coincidiendo con las debacle que sufrió ERC en el distrito en las elecciones municipales en las que la formación soberanista quedó por detrás del PP”, en el que todo cambia. Comienzan las presiones. Jordi Coronas (ERC) llegó a decirle a David Romero que “o rectificas tus informaciones o vamos a tomar medidas”. “Creo recordar que fue por denunciar que ERC nos iba a precintar por ser constitucionalistas”, recuerda Romero.

Además, la radio emitía en catalán y castellano, algo que, sostiene “no es tan habitual aquí. Casi todas las radios locales emiten solo en catalán”. Hasta tal punto llegó la presión sobre los jóvenes que Romero, director de la emisora, tuvo que ser trasladado en una ocasión después de una discusión con una crisis de ansiedad desde la radio en ambulancia al Hospital de Sant Pau. “Debajo del local de la radio llegaron a meter un vestuario de fútbol, de forma que no podíamos traer invitados a la emisora, lo que vulneraba el contrato que la asociación tenía firmada con la Generalitat de cesión de ese local”, cuenta Romero.
Esther Capella, actual consejera de Justicia de la Generalitat, les conminó a cerrar. ”Nos citó en el ayuntamiento junto a Jordi Coronas y otro consejero de ERC cuyo nombre no recuerdo y nos acusaron de estar interfiriendo la señal de una emisora sin licencia para emitir”, denuncia, reconociendo que su emisora tampoco tenía licencia, lo que es habitual en Barcelona, “porque no se ha regulado el sector de la radio local. No es porque no queramos seguir los trámites para legalizar, sino que no existen dichos trámites porque así los políticos pueden cerrar las emisoras que quieran y controlar la información”. No tardó mucho en llegar la carta en la que se les conminaba al cierre en el plazo de diez día. Un expediente que archiva el entonces Director de Telecomunicaciones, Antoni Molons (CiU).

La sorpresa viene cuando meses después se encuentran el local precintado por parte del Departament d’Enseyament. “Pusieron como excusa la necesidad del local por parte del ayuntamiento”, afirma Romero. Así es como tuvieron que dejar de emitir.
Sin embargo, menos de 24 horas después de echar el cierre un compañero con vínculos con la extinta CiU se reunió con representantes del ayuntamiento para hacerse cargo de las emisiones. Hoy la emisora se llama 7 de Ràdio y sigue emitiendo en el 99,2 de FM. La línea editorial ha cambiado. El actual director de 7 de Ràdio es Carlos Ortega Barrientos, el mismo que se quedó con el proyecto de Romero.

53744