COPE recurrirá ante la Audiencia Nacional la multa de la CNMC

Pepe Domingo Castaño

Según informa Rubén Arranz desde Voxpopuli, la cadena COPE ha sido multada con 150.000 euros por anunciar bebidas alcohólicas “de forma inapropiada” dentro del programa ‘Tiempo de Juego’. La forma de tramitar el expediente sancionador dentro de la CNMC ha causado estupor dentro de esta radio, ya que incluyó un “bandazo
inesperado”. En el regulador, este asunto también ha generado un notable malestar…

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) anunció hace 10 días la imposición de una multa de 150.000 euros a COPE por emitir publicidad de bebidas alcohólicas “de forma inapropiada” dentro de su programa Tiempo de Juego. La decisión ha ocasionado un profundo malestar dentro y fuera del organismo, no
tanto por el motivo de la sanción, sino por los “incomprensibles bandazos” que dio el ‘súper-regulador’ durante la tramitación del expediente. A la vista de estos hechos, COPE ha expresado su intención de recurrir la sanción ante la Audiencia Nacional para tratar de demostrar que ha sido castigada de forma “injustificada”.

La historia de este desencuentro comenzó el pasado abril, cuando la CNMC remitió un escrito a la Cadena COPE en el que pedía que cesara la emisión de publicidad ilegal de bebidas alcohólicas en su parrilla de programación.

La Ley General de la Comunicación Audiovisual es muy clara en este punto y prohíbe a las compañías audiovisuales que operan en España ofrecer comunicaciones comerciales de bebidas con más de 20 grados, en cualquier horario. En lo que respecta a las que tienen una menor graduación, como el vino, sólo permite anunciarlas entre las 20.30 y las 06.00 horas.

En este sentido, cabe incidir en que la COPE opina que las radios no tienen esta limitación y que, por tanto, no ha cometido ninguna falta. Sus responsables aseguran, además, que desde que recibieron el aviso de la CNMC, la radio moderó “el mensaje de los espacios publicitarios de bebidas alcohólicas con objeto de evitar que se pueda entender que se alienta el consumo no responsable de alcohol”.

Unas semanas después de que COPE recibiera el requerimiento de la CNMC, el pasado 9 de junio, la Asociación de Usuarios de la Comunicación remitió una denuncia al regulador en la que exigía que tomara medidas contra esta empresa por haber cometido esta infracción de forma reiterada.

Dicho y hecho. La Subdirección de Audiovisual de este organismo pidió a la Sala de Supervisión Regulatoria que incoara un expediente sancionador. Así lo hizo.
El problema se produjo cuando la CNMC comunicó a COPE que la instrucción de estos hechos había finalizado sin que sus técnicos observaran ningún incumplimiento de la ley. Algo que llama la atención, toda vez que había analizado anuncios como el que se observa en esta imagen.
Además de anunciar una bebida con 37,5 grados, Pepe Domingo Castaño y su equipo también publicitaron vino en un horario protegido, dentro del programa Tiempo de Juego:
En el momento en que la Subdirección de Audiovisual pidió archivar el expediente, al no considerar estos hechos como punibles, desde la CNMC se informó a COPE de que se había librado de la multa. Y los responsables de la radio trasladaron este mensaje a sus accionistas.
Pero su gozo cayó al fondo de un pozo pocos días después, cuando la Sala de Supervisión Regulatoria –dirigida por la vicepresidenta del organismo, María Fernández- hizo oídos sordos a la petición de la Subdirección de Audiovisual e impuso una multa de 150.000 euros a la COPE por haber cometido tres infracciones graves, al anunciar bebidas alcohólicas de forma inapropiada y en un horario en el que está prohibido.

La noticia corrió como la pólvora por los altos despachos de COPE, donde causó “indignación” el bandazo dado por la CNMC, que anunció, primero, su intención de no sancionar, pero, finalmente, impuso un castigo a la COPE por saltarse la Ley Audiovisual. Fuentes oficiales de esta compañía de radio han que próximamente presentarán un recurso contencioso-administrativo ante la Audiencia Nacional para tratar de esclarecer estos hechos y librarse del pago de la multa.

Dentro del súper-regulador -dividido en dos bandos y sometido a fuertes tensiones internas-, este tema ha ocasionado algunos encontronazos, según desvelan fuentes conocedoras de los hechos, que aseveran que en la Sala de Supervisión Regulatoria sorprendió el “incomprensible” paso en falso dado por los instructores del caso, que apostaron por perdonar a COPE unas faltas sobre las que “existían claras evidencias”.

Otros informantes afirman que la Subdirección de Audiovisual decidió archivar el caso ante las muestras ofrecidas por COPE de que había corregido esa actitud.
Especifican que entre las empresas radiofónicas y la CNMC existe un diálogo habitual y que sus responsables reciben habitualmente “recomendaciones” y “requerimientos” para que corrijan ciertas conductas. Que, por otra parte, suelen cumplir. Por eso, en este caso, la Subdirección prefirió archivar el expediente que imponer una sanción.

Lo que parece claro es que este asunto no está cerrado y que lo resolverán los tribunales en los próximos meses. Será la enésima decisión de la CNMC que termina en manos de los jueces.

47516